Catalunya: Los partidos quieren que el Movimiento Independentista siga empujando

Video

 

Cualquier avance social profundo ha de venir precedido de una fase de luchas ofensivas. Esa máxima parece haberse repetido en Catalunya por capítulos. Fué el movimiento en defensa por el derecho a decidir quien abrió el debate sobre la necesidad de un nuevo marco en las relaciones Catalunya-España. Y lo hizo en la calle con cientos de miles de personas acudiendo a las manifestaciones.

Vino el “cepillado” del Estatut, la sentencia en su contra…y el movimiento se ensanchó, ya con un carácter marcadamente independentista. Empieza a cobrar protagonismo la Assemblea Nacional Catalana (ANC), que junto a otras entidades y un formidable tejido social conforman la herramienta de que se dota el pueblo catalán en defensa de su soberanía.

Los logros del movimiento son innegables. En primer lugar, colocan la independencia en el centro del debate no sólo en Catalunya, sino también en el Estado español. En segundo lugar, obliga a los partidos catalanes a bascular hacia el soberanismo sino quieren perder la centralidad en la sociedad que luego les permita no perder comba en la contienda electoral. En ese sentido, ¿quién habría dicho hace 7 u 8 años que CDC tendría las posiciones que hoy defiende?.

Una nueva muestra del empuje del movimiento social fue su posicionamiento en favor de una investidura independentista, condicionando las jornadas tóxicas de tiras y aflojas entre Junts pel Sí y la CUP de cara a formar gobierno. En cierta manera ambas organizaciones se sentían presionadas a llegar a algún tipo de acuerdo, pero el tiempo y el desgaste que se vivió aquellos días todavía hoy se está pagando. Hoy el estado del movimiento social no es como en otros momentos, no hay la euforia de los días previos y posteriores a las grandes citas, pero ahí sigue, vivo, latente, y en cualquier momento volverá a mostrarse en toda su masividad y radicalidad.

Los partidos, Junts y CUP, han hecho una escenificación este fin de semana de cara a “animar” al movimiento. Alguien podría entenderlo como una asunción de “penitencia” ante el despropósito del proceso negociador.

En todo caso será fundamental que las calles vuelvan a echar chispas pronto y la gente visualice de nuevo su poder.

Además, a medida que en el campo institucional se den pasos hacia la independencia, desde el Estado el castigo y la represión se acentuarán. Y será ahí cuando no será necesario, sino imprescindible, la aparición de un contrapoder ciudadano que, pese a todos los obstáculos, vaya poniendo las bases de un nuevo Estado, en forma de Seguridad Social propia, Hacienda catalana, etc…

El movimiento social debe ser el protagonista. Los partidos sus instrumentos en la parcela institucional. Está bien que ambos se animen mutuamente, pero el primero, corazón de la reivindicación, ha de controlar las derivas en ocasiones contraproducentes de los segundos.

http://www.vilaweb.cat/noticies/junts-pel-si-i-la-cup-demanen-a-la-societat-civil-que-empenyi-el-proces-des-del-carrer-3/


Compartir
Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *